Gobierno aplicará entre marzo y abril subas en las tarifas «de transición»


El Ejecutivo busca definir un cuadro tarifario según el poder adquisitivo de la gente. Pretenden hacer un uso eficiente de los subsidios y que estos no superen el 1,7% del PIB.


El secretario de Energía, Darío Martínez, dijo ayer que entre marzo y abril próximos el Gobierno aplicará un aumento tarifario «de transición», con un esquema diferenciado según ingresos de cada usuario.

«Tenemos que ir a una tarifa de transición y pagar la energía no tiene que significar que el usuario tenga que dejar de consumir, dejar de comprarse vestimenta, o adquirir otros bienes y servicios para poder destinar más al pago de la energía», señaló Martínez.

El funcionario, que expuso en un seminario organizado por el sitio especializado Econojournal, consideró que «un porcentaje importante de la población tiene que tener una tarifa subsidiada».

Martínez explicó que se avanzará «hacia un uso más inteligente de los subsidios, que llegue realmente a los sectores más vulnerables, que no pueden hacer frente al costo real de la tarifa, y que no se vean a obligados a salir del sistema».

«Hay que ver cómo está el país, cómo está el poder adquisitivo, y nos interesa ver qué capacidad de afrontar tarifas tiene la sociedad argentina», dijo.

Señaló que se implementaría un «esquema estratificado» y que en una primera etapa «se van a usar las herramientas disponibles para realizar la estratificación de los usuarios mientras se crea una nueva revisión tarifaria integral, que tendrá un plazo de un año».

«En el medio tenemos este esquema que nos permita ir haciendo una utilización más eficiente de los subsidios y, a medida que tengamos información y herramientas, sea más óptimo todavía», dijo Martínez.

El funcionario señaló que los subsidios del Estado «se mantendrán en un nivel del 1,7% del producto interno bruto (PIB)».

Consideró que el Gobierno fue «muy ágil en detectar a los sectores más vulnerables y la Anses nos puede ayudar a detectar al que puede pagar el costo de la energía».

Lo que cada uno pueda

Tras los anuncios del Gobierno, se sabe que las tarifas ya no serán iguales para todos. Habrá tres tipos diferentes de incrementos, según la capacidad económica de cada uno de los hogares.

Antes de que ayer el secretario de Energía confirmada las subas de transición, en el Gobierno ya hablaban de «gente que puede pagar el costo de la luz», cuyo aumento estará entre 50% y 60%, según entienden ejecutivos de las distribuidoras. En esa situación se encuentra, al menos, uno de cada cinco hogares, grupo que conformaría la categoría más alta en cuanto al monto a pagar.

En el otro extremo están los grupos o categorías que son considerados los «que no pueden pagar», según las expresiones del Gobierno. Son beneficiarios de tarifa social u otros indicadores que, por información que recolectó Anses a través del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), permitió identificar más hogares que están en condiciones vulnerables.

En ese caso, el aumento en el costo de generación podría ser mínimo (hasta un 10%), y en algunos casos hasta se habla de que no tengan aumento.

En el medio queda otro gran grupo de clientes; son una especie de clase media de consumos eléctricos, que no llegarían a «poder pagar el costo» y tendrían un aumento que rondaría el 30%.

Así el cuadro tarifario podría quedar conformado por tres grandes bloques de usuarios/clientes.

Más gas

El funcionario confió, en otro orden, en un aumento de la producción de gas en 2021, tras precisar que el 2 de diciembre está prevista la apertura de sobres de la subasta del Plan Gas Ar, lanzada este martes, y el 15 de ese mes se producirá la adjudicación.

«Se trata de un plan de estímulo con herramientas para planificar a mediano y largo plazo, frenar el declino productivo y generar un ahorro fiscal y en divisas importantes», resaltó.

 

 

 

 

Fuente: el tribuno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *