Argentina-Ecuador: la selección ganó 1-0 en un debut que no dejó más que el resultado

Tras 325 días de inactividad, la pelota volvió a rodar para la selección argentina y lo mejor que dejó la presentación en las eliminatorias sudamericanas fue el triunfo para iniciar con un éxito el camino rumbo al Mundial Qatar 2022. En un pobre y pálido partido, el equipo de Lionel Scaloni venció 1-0 a Ecuador, en la Bombonera, con un gol de penal de Lionel Messi a los 12 minutos de juego. Tres puntos al bolsillo y nada más.

El triunfo terminó siendo justo porque solo la Argentina tuvo la intención de salir a buscar el arco rival, pero no dejó mucho para rescatar además del resultado. La selección redondeó un pobre rendimiento en líneas generales, sin conformar y muy lejos de lo que puede y debe ofrecer por los talentos individuales que posee. Porque a pesar de que en los primeros minutos mostró intensidad, presión alta y equilibrio general, los buenos destellos se terminaron diluyendo muy rápido y el entramado de juego se volvió lineal, poco punzante y previsible. Un equipo muy largo que no tuvo sociedades, se embarulló solo y pareció tener poca ambición frente a una selección ecuatoriana que nunca lo inquietó.

En medio de un contexto general extraño por la falta de público y la extensa inactividad, la temprana apertura del marcador fue un completo alivio. A los 10 minutos, una recuperación de Lautaro Martínez en campo rival derivó en la apertura del marcador. Pervis Estupiñán derribó a Lucas Ocampos tras un desborde del extremo por la derecha y el árbitro chileno Roberto Tobar no dudó en sancionar el penal. Luego, Lionel Messi lo cambió por gol para convertir su tanto número 71 con la albiceleste en 139 partidos.

El penal de Messi y un remate de Ocampos que sacó el arquero Alexander Domínguez a los dos minutos del segundo tiempo fueron las únicas dos situaciones de gol concretas que tuvo el partido. Ni la Argentina ni Ecuador lograron generar más. Los de Scaloni, por deficiencias propias, poca imaginación y un esquema 4-2-3-1 que no ofreció ni movilidad ni sorpresas a nivel posicional y que pareció hacer chocar a Rodrigo De Paul y Leandro Paredes en el mediocampo sin que ninguno pueda sentirse cómodo para ofrecer respuestas ofensivas y defensivas. Los de Gustavo Alfaro, por la decisión de replegarse hasta buscar un contragolpe y la falta de confianza o atrevimiento para lastimar a su rival. Un cóctel letal para el espectáculo.

Era importante empezar ganando, sabemos lo difícil que son las Eliminatorias. Todos los partidos van a ser así de duros

Lionel Messi

Así, el encuentro tuvo una pesada dinámica, con mucha fricción y poco fútbol. El juego fue aburrido y apático, con pocas emociones y escasos chispazos. La Argentina terminó dependiendo de algún quiebre o despegue de un regular Messi para generar peligro y se amparó en el gran despliegue y la constante actitud de todos los jugadores del equipo para sostener el resultado. Quizás ese el punto más destacado que se lleva Scaloni a futuro: se vio un compromiso general de los 15 jugadores que vieron minutos.

Argentina ganó, pero no convenció: fue solo 1-0 sobre Ecuador

Por otro lado, el DT también empieza a tener en claro que hay dos claros puntos individuales que pueden sostener su lugar en el equipo titular: con juego, lucidez y carácter, Lucas Martínez Quarta y Lucas Ocampos fueron lo más destacado dentro de un flojo nivel general e hicieron méritos suficientes para sustentar la decisión de elegirlos. El resto, salvo alguna de las pinceladas que siempre puede ofrecer Messi, no pudo sobresalir en un equipo con demasiada distancia entre sus jugadores y pocas ideas: los laterales Montiel y Tagliafico no sorprendieron nunca, De Paul y Paredes se encimaron, Acuña siempre estuvo en inferioridad númerica para desbordar y Lautaro Martínez luchó con mucha potencia pero sus compañeros no pudieron nunca servirle clara la pelota.

Fueron 90 minutos de los que poco se puede rescatar a futuro. El resultado terminó siendo lo más favorable para una selección que ofreció una débil imagen tras un extenso parate. Ahora tendrá que afrontar el periplo en La Paz frente a Bolivia el próximo martes y, a partir de ahí, será el tiempo de un pulido general para empezar a mejorar y crecer.

 

 

Fuente: La Noción Deportes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *