Higuaín debuta en la MLS: chilena, penal a las nubes y escándalo


Pipita (titular) arrancó con el pie izquierdo en Inter Miami: estrelló un tiro en el palo tras una pirueta, no pudo desde los 12 pasos, se calentó porque los rivales lo cargaron en la cara y perdió ante Philadelphia.


El debut de Gonzalo Higuaín en el fútbol de Estados Unidos fue pasado por agua. Literal. Se puso por primera vez la camiseta de Inter Miami, fue titular ante Philadelphia Union y no le salió una: en un partido que se jugó bajo una intensa lluvia, se quedó con las ganas de festejar un golazo de chilena, mandó un penal a las nubes, se peleó con los rivales porque lo cargaron y su equipo perdió 3-0.

El argentino, de 32 años, se robó todas las miradas en una intensa jornada de domingo en la Major League Soccer. Su llegada le dio un saltó de calidad al torneo, el DT uruguayo Diego Alonso lo puso desde el comienzo y Pipita arrancó enchufado. A los 12′, tras un lindo enganche en la puerta del área, sacó un potente zurdazo que se fue apenas por encima del travesaño.

Siempre como referencia de área y buscando aguantar de espaldas, el 9 tuvo una clarísima apenas unos minutos después: a los 19, Nicolás Figal, ex Independiente, mandó un centro desde la derecha y Gonzalo eligió tirar una espectacular chilena que dio en el palo derecho del arquero visitante. Hubiese sido un golón y un arranque inmejorable.

Desde ese momento, empezaron las malas noticias para el equipo que tiene como dueño a David Beckham. Leandro Gonzalez Pirez, el otro argentino que fue titular, poco pudo hacer para evitar que Anthony Fontana pusiera el 1-0 de Philadelphia (25′) y el ex River quedó muy solo arriba. Tuvo que luchar demasiado con los defensores, que lo rodearon bien, y el local, segundo en la Conferencia Este a dos del líder Columbus, mostró su jerarquía y Ilsinho convirtió el 2-0 (69′).

El VAR le hizo un guiño y decidió darle una oportunidad a Higuaín: el árbitro, tras recibir el llamado y revisar la jugada en un monitor bastante empañado por la lluvia, cobró una mano de Víctor Ulloa en el área. Gonzalo agarró la pelota con mucha presencia, se hizo cargo del penal, sacó el derechazo y la pelota se fue bastante por encima del travesaño (75′).
Inmediatamente se vivió una situación pocas veces vista: Jakob Glesnes lanzó un grito, metió un salto y fue directamente a festejar en las narices de Pipita, que se calentó por las cargadas y terminó discutiendo con varios jugadores de Philadelphia. Aunque Figal sacó el tercero en la línea, Brendan Aaronson metió el tercero y le puso punto final a un debut de Higuaín en Inter Miami (último en la tabla) que fue con los dos pies izquierdos.
Fuente: Olé

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *