De Cenital.com : Quiero un zoom anatómico; Vicentin, pavada de arco narrativo; VacunAr; las redes sociales y “el gabinete del odio”


No voy a hablar más sobre mi preocupación ante la tentación extremista de un sector de la oposición porque cada vez que lo hago el episodio siguiente es más extremo y ya siento que soy mufa. Así que démosle una oportunidad a la paz. Por Iván Schargrodsky.


Quiero un zoom anatómico

“Negri y Cornejo son malos en la televisión, delante del Presidente se cagan en las patas”. La metáfora de un integrante de Juntos por el Cambio que participó del zoom con Alberto Fernández, Sergio Massa y Máximo Kirchner grafica con precisión y sin elegancia el momento que atraviesa la principal coalición opositora. Massa tiene una frase para definir la diferencia de carácter del binomio radical entre los minutos de aire y las discusiones en el hemiciclo: “Dejan de ser el Che y pasan a ser Batista”.

Desde ambos espacios reconocieron que el encuentro virtual fue positivo y que, excepto el reclamo de Fernández a Cornejo –sin nombrarlo– por el comunicado a razón del crimen de Fabián Gutiérrez, la conversación recorrió andariveles de recomposición. La cronología de cómo impactó el asesinato del ex secretario de CFK en la relación oficialismo-oposición es sintomática. JxC publica un comunicado en el que sugiere que el gobierno fue el responsable del episodio, el Presidente les devuelve un “miserables” y desde el espacio que conduce Mauricio Macri criticaron a Fernández por la agresividad de los términos utilizados. La opereta, en términos teatrales, la resumió con humor Marcelo Leiras en su cuenta de Twitter: “Si te vas a poner así cada vez que te acuso de mandar a matar a alguien no vamos a poder conversar bien”.

Durante la videoconferencia, sí, hubo algunos cruces menores. “Tenemos que dejar para después la confrontación, porque competir vamos a competir”, planteó Negri. “Hay que pensar antes de hablar, acá nadie puede estar pensando en las elecciones”, lo rigoreó Kirchner. El jefe del interbloque Cambiemos le envió, luego, un mensaje a Massa: “Decile a Máximo que no me refería a las elecciones”. Anecdótico.

Más importante fue el planteo de JxC por la desaparición de Facundo Astudillo Castro. Un interesante arco narrativo que tuvo su origen en la condecoración de Luis Chocobar. “Ayer el Gobernador Kicillof habló con la mamá de Facundo y le dijo lo mismo que yo a ustedes ahora: no se va a encubrir a nadie; se va a investigar. Es un buen momento para debatir una ley de violencia institucional”, respondió el jefe de bloque oficialista.

Vicentin, pavada de arco narrativo

El plan que el Gobierno le acercará al juez Fabián Lorenzini lejos está, naturalmente, de aquella idea expropiadora. Capitalización de acciones de la mitad de las acreencias al Banco Nación –una idea que en su momento le había acercado el empresario Hugo Sigman a Matías Kulfas y Wado de Pedro– y la mitad de la deuda que mantiene Vicentín con ellos, para los bancos internacionales. Es interesante repasar esta historia reciente.

El 29 de junio, el Steering Committee (de acá en más SC) hizo una presentación en los tribunales federales con asiento en Nueva York en la que no pudo encontrar nada que explique legítimamente la diferencia entre lo que la empresa declaró a mediados de 2019 y su colapso en diciembre de ese mismo año. Según el documento al que tuvo acceso #OffTheRecord, todo indica que lo que la compañía de los hermanos Nardelli declaró en sus estados financieros a mitad de 2019 era sencillamente falso. El SC es el grupo de acreedores más grande de Vicentin formado por instituciones financieras internacionales a las que le deben colectivamente, ya sea como prestamistas registrados o indirectamente, alrededor de 500 millones de dólares.

El SC, sin embargo, descubrió cientos de millones de dólares en transferencias desde la empresa a sus diversas ramas y subsidiarias de otras compañías cuyos dueños eran accionistas de Vicentin aparentemente sin ningún tipo de consideración. Estas transferencias pueden representar un esfuerzo por fugar (siphon cash) desde el negocio agroexportador de Vicentin a otras empresas controladas por Vicentin, pero libres de reclamos de acreedores. Si se prueba, estas actividades de tunneling (una especie de elusión fiscal) serán consideradas ilegales bajo la ley argentina.

El SC aún no llegó al fondo de la cuestión sobre por qué colapsó Vicentin. Pero, dice el documento, “gracias a la orden inicial de esta Corte, las piezas del rompecabezas empiezan a encajar”. El SC pide ahora mayor asistencia principalmente para seguir el flujo de ciertos fondos que, gracias a la primera ronda de discovery, ya se pudieron detectar que fueron transferidos a empresas hermanas controladas por los mismos dueños de Vicentin.

Además, la empresa reportó sólo una deuda mínima 675.000 dólares de anticipos a clientes externos. Los saldos a pagar a proveedores de materia prima informados también fueron extremadamente bajos para una empresa como Vicentin, algo más de 10 millones de dólares. De hecho, la compañía reportó específicamente que “la empresa cumplió con todos los convenios establecidos en los acuerdos de préstamo a largo plazo” referidos en los estados financieros.

Entre la publicación de sus estados financieros el 31 de julio de 2019, cuando informó un sólido balance general, deudas comerciales mínimas y cumplimiento total del acuerdo, y diciembre de 2019, Vicentin no informó a los miembros del SC ningún cambio en la posición financiera de la empresa. Luego, el 5 de diciembre de 2019, solo cuatro meses después de publicar sus estados financieros sin alertar a sus prestamistas, Vicentin anunció públicamente que estaba bajo estrés financiero. La información pública reveló que, además de su endeudamiento, la empresa había acumulado 400 millones de dólares en pagos vencidos a sus proveedores de materia prima, quienes dejaron de enviar granos a la empresa. Luego, el 13 de diciembre de 2019, Vicentin suspendió sus actividades a la espera de iniciar conversaciones para reestructurar su deuda.

Además, aunque varias cláusulas de los acuerdos SteerCo le prohibían a Vicentin y sus subsidiarias vender activos que no sean en el marco del curso natural de sus negocios (sujeto a ciertos límites e inaplicables para transacciones por debajo de los 5 millones de dólares) la información pública  reveló que pocos días antes de detener las operaciones la empresa vendió una participación del 16,67% (que se mantiene indirectamente a través de Vicentin Paraguay SA) en Renova a Glencore en un esfuerzo por recaudar efectivo. Como resultado de esa transacción la participación de Vicentin en Renova se redujo (directa e indirectamente) a aproximadamente un tercio de la propiedad mientras Glencore aumentó su participación a aproximadamente dos tercios. Aparentemente Vicentin habría recibido más de 122 millones de dólares de esa transacción pero no está claro qué pasó con los ingresos de esa venta.

No se descarta que sea la propia Glencore una de las empresas que ponga los 200 millones de dólares necesarios, según el plan oficial, para empezar a honrar las deudas con los productores agropecuarios. Pavada de arco narrativo.

VacunAr

Luego de que se conociera el proyecto del laboratorio Pfizer para probar la vacuna contra el coronavirus en Argentina, el ministro Ginés González García en diálogo con el programa radial El fin de la metáfora evitó dar certezas y aclaró que “todavía no hubo ninguna presentación oficial en ANMAT”.

Las versiones sobre el frío ministerial ante el proyecto que más expectativa trajo en los últimos tiempos son dos: un enojo pasajero porque los protagonistas se acercaron directamente al Presidente o no mostrarse desesperado por la negociación inminente del precio de la vacuna con el laboratorio farmacéutico más grande del mundo.

De cualquier manera, la gestión que hizo el titular de la Fundación Infant, Fernando Polack, con el gigante alemán, le abre la puerta a nuestro país a tener acceso prioritario a la vacuna. Según pudo averiguar #OffTheRecord, el optimismo de las autoridades con este proyecto es mucho.

Una de las preguntas más extendidas en los últimos días fue “¿por qué Pfizer?”. Tiene una respuesta. Pfizer es el único laboratorio que no hizo un acuerdo con Donald Trump, por lo cual el gobierno de los Estados Unidos no controla las remesas de vacunas. En el caso del gigante alemán, además, su planta de producción de vacunas está en Alemania, motivo por el cual Trump no puede bloquear, eventualmente, la salida vía Miami como sí hizo con los antivirales.

Otra de las preguntas que recorrieron los whatsapps y las redes sociales fue “¿por qué Argentina?”. Acá hay que agradecerle a Jair Bolsonaro. La imprevisibilidad de su gobierno y la estrategia anticiencia frente al coronavirus inclinó la balanza de los teutones para el lado argentino que no sólo no tiene funcionarios antivacunas sino que –a modo de ejemplo– Carla Vizzotti, la segunda de la cartera de Salud, es una especialista muy reconocida en la materia. Otra pieza clave de este proceso es desconocida: la vicepresidenta de Investigación y Desarrollo de Vacunas de Pfizer es la destacadísima argentina Alejandra Gurtman que conoce muy bien a los investigadores locales. Los resultados para conocer si esta vacuna funciona o no estarán, como tarde, a fines de noviembre ya que en diciembre podría estar la primera remesa disponible a nivel global.

Las redes sociales y “el gabinete del odio”

Si las intrigas de espionaje se apoderaron de una parte importante de la agenda de Argentina, la situación en Brasil no es menos novelesca. El nombre de Tércio Arnaud Tomaz no dice demasiado a ningún lector argentino. No tiene porqué; pero este asesor especial con despacho en el Planalto, el bonito palacio presidencial de la ciudad diseñada por Oscar Niemeyer, podría ser la llave de un proceso de destitución de Jair Bolsonaro o, incluso, de la anulación de su victoria electoral. ¿Cómo es la historia? Arnaud fue identificado por Facebook como la cabeza de un esquema de personas y grupos encargados de desperdigar noticias falsas y cadenas de hostigamiento contra figuras de la oposición y personajes ligados al progresismo o el liberalismo brasileños dados de baja por la compañía.

Arnaud sería el número dos, debajo de Carlos Bolsonaro, del llamado «gabinete del odio», un esquema más amplio destinado a la elaboración de campañas en redes sociales. Un paso más allá de los ejércitos de trolls, además de difundir calumnias y falsedades, las campañas concertadas incluyeron graves amenazas de muerte, como las que llevaron a periodistas como Débora Diniz o diputados opositores como Jean Wyllys a dejar lugares de reconocimiento social y abandonar el país. Después de Marielle Franco, las amenazas en Brasil se toman en serio.

Las campañas en redes funcionaron hasta hoy de maravillas para los intereses de Bolsonaro, que se valió del anonimato que proveen las cuentas para difundir falsedades, medias verdades y ataques a la democracia desde que inició su camino a la presidencia, siempre funcionales a su campaña. Víctima de su propio éxito, el esquema quedó en la mira de jueces y parlamentarios. Si se demostrara que el trabajo de Arnaud era sistematizar ataques ilegales a individuos e instituciones en redes, Bolsonaro podría sufrir. Las campañas funcionaron durante su presidencia, y de haber sido financiadas con dinero público, podría ser causal de destitución.

La Constitución brasileña prohíbe que un presidente sea procesado por delitos cometidos antes de asumir el cargo, por lo que la campaña presidencial quedaría fuera de cualquier proceso de destitución. Sin embargo, las violaciones a las reglas de campaña están sometidas a revisión del Tribunal Superior Electoral, que puede eventualmente (como ya ha hecho a nivel estadual) hasta invalidar el resultado de las elecciones. De granjas de trolls a uno de los capítulos más importantes de un conflicto de poderes. Es de esperar que la novela siga.

Bonus track

  • El impuesto a las grandes fortunas se va a presentar, como estuvo previsto desde el primer momento, luego del acuerdo –o no– con los bonistas.
  • Entre jueves o viernes la CABA anunciará la flexibilización de la cuarentena por el amesetamiento de los casos. Los estímulos de voluntad aperturista que muestran las encuestas en el electorado porteño chocan con el porcentaje real de camas libres en el sector público y privado. Un consejo: no te enfermes.
  • Lo mandaron a buscar en avión privado y soportaron un escándalo en Paraguay y en Argentina. El motivo real del encuentro entre Macri y Cartés no lo conozco, pero tiene que haber sido algo grande.

 

Fuente: Cenital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *