Matrimonio Igualitario: la ley que enorgullece a nuestra Argentina pero que Salta votó en contra


Zulema Daher, Marcelo López Arias, Alfredo Olmedo, Mónica Torfe, Walter Wayar, José Vilariño, Fernando Yarade, Sonia Escudero y Agustín Pérez Alsina le bajaron el pulgar a la ley y Juan Carlos Romero directamente no fue.


La iniciativa, impulsada por Cristina Fernández de Kirchner, dividió a la sociedad, generó el repudio de la Iglesia Católica y tuvo apoyos y rechazos transversales, tanto en el oficialismo como en la oposición parlamentaria.

La ley de matrimonio igualitario, sancionada por el Congreso nacional hace 10 años, el 15 de julio de 2010, significó un gran paso adelante y un salto cultural en la ampliación de derechos.

Argentina fue el primer país de América Latina en reconocer la unión entre dos personas del mismo sexo en todo su territorio nacional. Además, fue el segundo país del continente -después de Canadá- y el décimo a nivel mundial en legalizar este derecho.

Su tratamiento dividió a la sociedad, generó el repudio de la Iglesia Católica y tuvo apoyos y rechazos transversales, tanto en el oficialismo como en la oposición parlamentaria.

La actual presidenta de la comisión de Mujeres y Diversidad de la Cámara de Diputados, Mónica Macha, consideró que la ley de matrimonio igualitario permitió “visualizar la cantidad de cambios culturales impensados que se sucedieron y permitieron tener una mirada distinta sobre los géneros, sobre las relaciones y sobre las construcciones familiares»,

Por su parte, la vicepresidenta de la comisión de Mujeres, Diversidad y Género, Silvia Lospenatto (PRO), aseguró que fue una ley que puso de relieve que «pese a los miedos que había al momento de la sanción, el tiempo demostró que cuando se regula en favor de la libertad de decidir y de la igualdad entre las personas, las sociedades no solo no sufren ningún colapso de valores como algunos pronosticaban, sino por el contrario son mucho mejores».

En la Cámara de Diputados, la media sanción se dio en medio de un tenso debate que se prolongó por casi doce horas donde se mezclaron las discusiones sobre la libertad, la religión y hasta la antropología.

En tanto, en el Senado, el proyecto se convirtió en ley 15 de Julio del 2010 por 33 contra 27 votos, de los cuales la mayoría correspondieron al bloque del Frente para la Victoria, que conducía en ese momento Miguel Ángel Pichetto.

Hace 10 años, todos los legisladores nacionales salteños, diputados y senadores, NO votaron a favor de esta ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *