“Negro de mierda”: qué declaró el nuevo testigo del crimen de Fernando Báez Sosa


Es un joven de 20 años que estuvo en el boliche Le Brique. Contó cómo fue la agresión. Por qué para los investigadores judiciales es un testimonio importante


Un testigo del crimen de Fernando Báez Sosa se presentó ayer a declarar en la justicia de Villa Gesell y ratificó que la víctima fue atacada por los rugbiers de Zárate sin mediar una pelea, que fue golpeada en el piso junto con un amigo y que cuando terminó la golpiza uno le gritó “negro de mierda”.

Se trata de un joven de 20 años que el sábado 18 de enero fue a bailar al boliche Le Brique y observó cómo fue la agresión que terminó con la vida de Fernando.

Una fuente judicial dijo que el testigo corroboró lo que habían declarado los amigos de Fernando sobre cómo ocurrieron los hechos. Pero la fuente explica por qué este testimonio es importante: “Hasta ahora teníamos las declaraciones de los amigos de Fernando, que si bien lo hicieron bajo juramento de decir verdad tenían vinculación con la víctima. Este testigo es el primero que declara en la causa sin tener relación con ese grupo”.

El testigo relató que el sábado había ido a bailar con un amigo a Le Brique. Durante el recital del trapero Neo Pistea vio una pelea entre un grupo de jóvenes que fueron sacados del boliche. Ante el juez de Garantías de Villa Gesell, David Mancinelli, y Fernando Burlando, abogado de la familia de Fernando, contó que decidió salir del boliche porque en el interior había mucha gente y el calor era insoportable.

Relató que en la calle vio a unos jóvenes hablando cuando otro grupo los comenzó a golpear. “Fue un ataque en patota”, dijo y aclaró que en ninguno momento fue una pelea porque Fernando y sus amigos no los agredieron. Aclaró que no tiene relación con ninguno de los agresores ni con las víctimas.
Fernando en el piso después del ataque y de frente dos de los rugbiers

El testigo contó que vio a dos chicos en el piso y otros dos que les pegaron. Esos chicos eran Fernando y su amigo T. Luego relató que después de la agresión uno de los rugbiers le dijo “negro de mierda”.

La declaración coincide con la que hicieron los amigos de Fernando: una discusión con los rugbiers por un tropezón sin intención durante una canción de Neo Pistea y el ataque afuera del boliche.

Inclusive la frase “negro de mierda” también la contó en la justicia T., el amigo de Fernando que fue golpeado por los rugbiers: “Estábamos hablando cuando aparecen por detrás un grupo de sujetos, le pegaron golpes de puño a Fernando, lo empujaron y lo tiraron al piso, yo traté de defenderlo, me empujaron al piso, me caigo, me pegan patadas por todo el cuerpo, principalmente en la cabeza, creo que al menos eran tres personas los que me pegaron a mí. Cuando logro levantarme veo a algunos amigos golpeados, a Fernando ensangrentado, con la cara golpeada e inconsciente. Uno de los flacos dice ‘A ver si volvés a pegar, negro de mierda´”.

El nuevo testigo hizo una descripción física de quiénes le pegaron a Fernando y a su amigo. “Sí, coincide con la de los rugbiers», dijo una fuente judicial.

“Se trata de un testigo presencial de los hechos y es dramático el relato que hace», dijo ayer el abogado Burlando después de la declaración. “Queda prueba pendiente y mucha gente que seguro vio este episodio y aún no se animó (a declarar). Los estamos esperando para abrazarlos, contenerlos y decirles que si vienen o aportan algo, le están haciendo un gran bien a la sociedad toda”, invitó quien representa a los padres de Fernando.

Los 10 rugbiers acusados por el crimen son Lucas Pertossi (20 años) Matías Franco Benicelli (20), Ayrton Michael Viollaz (20), Máximo Pablo Thomsen (20), Luciano Pertossi (18), Alejo Milanesi (20), Tomás Enzo Comelli (19), Juan Pedro Guarino (19), Ciro Pertossi (19) y Blas Sinalli (18).

Los 10 rugbiers detenidos

Ciro Pertossi y Thomsen están imputados de ser los autores de las patadas que mataron a Fernando cuando ya estaba tirado en el piso. A los otros ocho se los acusa de haber sido partícipes necesarios del crimen porque agredieron a los amigos de la víctima para impedirles que le presten auxilio. El delito por el que están detenidos es el de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas que tiene una única pena, la prisión perpetua.

Sin embargo, en la rueda de reconocimiento con los acusados algunos amigos de Fernando también señalaron a Comelli como autor de los golpes. Ayer se realizó la tercera ronda y hoy será la última. Hasta el momento siete de los acusados fueron identificados. Los tres que hasta el momento no fueron marcados son Sinalli, Milanesi y Guarino.

Tampoco fue señalado Pablo Ventura, el detenido 11 de la causa que fue liberado luego de cuatro días cuando se determinó que en el momento en que ocurrió el crimen estaba en Zárate y no en Villa Gesell. Su defensa pidió ayer el sobreseimiento definitivo del caso. Primero debe opinar la fiscal Verónica Zamboni y se espera que esta semana resuelva el juez Mancinelli.

 

 

 

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *