La interna se dirime en el Frente de Todos


La visita de Alberto Fernández el sábado último mostró la hilacha de la feroz interna que actualmente se dirime en el Frente de Todos, un frente conformado por varios partidos donde los mayoritarios –Partido de la Victoria y Partido Justicialista-, buscan consagrar a su pollo como el próximo gobernador de la provincia.


Hasta aquí todo pareciera mostrar dos candidatos con idénticas políticas y un proyecto de gobierno similar, si pensamos en la fórmula nacional Fernández-Fernández, pero Salta tiene sus particularidades y aquí se pueden observar claramente.

Mientras a nivel nacional Cristina decidió ceder su lugar en pos de la unidad del peronismo y de lograr un bien mayor que es salvar al pueblo argentino de las políticas neoliberales, en Salta Miguel Isa trató de hacer lo propio, y continuando ese camino, sumó al Partido Justicialista al Frente de Todos, logrando la tan ansiada unidad del peronismo.

Pero qué podemos decir de su contrincante político, el Oso Leavy, una persona que mide todo con la vara del dinero, como cualquier neoliberal, donde el que más tiene más se lleva. Actitud que dejó claramente expuesta en el arribo de Alberto Fernández a Salta, cuando dio la orden de que Miguel Isa no podría subir al escenario ni acercarse a Alberto porque “no había puesto un peso para el acto”. Sin embargo, el candidato más votado para la presidencia de la nación resaltó la actitud conciliadora y democrática de Miguel Isa al comienzo de su discurso. Lo hizo no sólo porque está convencido de ello, sino porque se vio sorprendido por una multitud de dirigentes que vitoreaban a Isa desde “la popu”.

Pero lo peor de todo es que el propio Leavy reconoció su incapacidad para gobernar, mientras Isa presenta una serie de proyectos y propuestas que incluyen la generación de 22.000 puestos genuinos de trabajo merced a una planificación que, en estos momentos sería muy extenso para detallar, pero que el propio Isa se encarga de comunicarla diariamente en su contacto personal con los vecinos, a través de caminatas en la capital y el interior

Las cartas están echadas y el Oso se encuentra cada día más temeroso de perder frente a Miguel Isa, por lo que sus acciones no son más que manotazos de ahogado de un animal acorralado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *